Posts Tagged ‘Desafíos •’

El músculo de la felicidad y los desafíos • Grupo Semanal (Boletín 13)

18 febrero 2010

Hola,

Recuerdas lo que dije sobre el músculo de la felicidad?
¿Cómo está el tuyo?

El hecho es que los múltiples desafíos de la vida
ponen en prueba cómo esta tu músculo.

Si está activado, fuerte y flexible entonces ningún
desafío te puede quitar tu felicidad. Si está rígido,
débil o atrofiado entonces cualquier desafío te
puede bajonear.

Normalmente tenemos que pasar por un tiempo
de restauración de este “músculo“ hasta que podamos
disfrutar plenamente de la vida con sus regalos
y desafíos.

Es que todos los desafíos provocan sentimientos
desafiados tales como frustración, ira, tristeza y miedo
y normalmente estamos programados para verlos
como sentimientos negativos y por ende percibirlos
como desagradables.

¿Te das cuenta lo que eso hace con tu capacidad
de caminar por la vida?

Imagínate que te hubieran programado desde la niñez
que sentir tus músculos de las piernas es algo negativo.

Si ahora tendrías que subir unas gradas dirías entre ti:
“Ay chuta ¡sentir mis músculos de las piernas no está bien,
que sensación tan negativa y desagradable! Mejor no subo.
Así es como un desafío perfectamente disfrutable
se vuelve una barrera insoportable.

Por ejemplo la vida nos pide poner orden en algún
asunto, pero ya que no sabemos cómo integrar
las iras que tenemos al respecto no ponemos los limites
debidos o explotamos de una forma infructífera.

O la vida nos pide procesar una perdida pero ya que
no sabemos cómo integrar la tristeza quedamos
sumergidos en una depresión prolongada.

A ver: ¿puedes pensar en algún desafío que te está bajoneando?
La situación económica, la falta de comunicación con tu esposo, etc.
“te hace sentir mal“?

No cometas este error. Ningún desafío tiene el poder de automáticamente bajonearte. Todos los desafíos estimulan el sentimiento desafiado correspondiente y si ese sentimiento se puede mover debidamente en ti, vas a poder sentirte bien ante el desafío y vas a poder manejarlo fructíferamente.

Entonces la próxima vez que un desafío “te ponga mal“ no digas
“Me siento mal porque pasó tal y tal cosa” Mejor admite ante ti:
Me siento mal porque mi músculo de la felicidad está débil y
todavía me falta ir al “gimnasio“ para flexibilizar y fortalecerlo.

Si quieres aprovechar el AFI para fortalecer y flexibilizar
tu músculo de la felicidad te va a gustar saber que se va abrir
una muy buena oportunidad.

Se va inciar un curso semanal. Los grupos semanales tienen la ventaja
de ser mucho mas económicos que las sesiones individuales y
además de contar con el ejemplo y apoyo de los demás.

Si tienes interés y quieres saber más escríbeme
al boletin.demian@googlemail.com
o llámame al 237 60 19

Que estés muy bien …

un abrazo,
Demian

Cómo salir de la apatía ante “el mundo“ … • 19, 20 de febrero: Taller de A.F.I. (Boletín 11)

10 febrero 2010

Hola,

El otro día estuve discutiendo con unos amigos
si vale decir que vivimos en sociedades inhumanas,
anti-humanas o ¿acaso en vías de desarrollo humano?

Y es que lo que está pasando alrededor del mundo
no refleja nuestro potencial de ser humanos,
ni nuestro corazón, ni nuestra consciencia.

Son tantas las noticias horrorosas que generan pre-ocupación,
angustia, confusión, temor y sobre todo impotencia en nosotros
que tarde o temprano terminamos reprimiendo esos sentimientos.
E impotencia reprimida resulta en apatía y des-empoderamiento.

Eso es fatal, porque el peligro más grande para la vida en el planeta
no es el calentamiento global, tampoco la crisis del sistema económico
(actualmente varios países de Europa están cerca de la bancarrota).
Es la apatía entre los seres humanos que puede impedir
que hagamos los cambios necesarios.

Entonces ¿Que hacer?

Un paso importante es acoger la impotencia. Sí, somos impotentes
ante los grandes poderes que rigen el mundo. Pero reprimiendo
nuestros sentimientos sobre esto también perdemos nuestro poder
sobre situaciones que sí están en nuestro alcance.

En realidad, lo horroroso que vemos en las noticias es la periferia
de nuestro mundo chiquito que estamos co-creando cada día.
Se trata de recuperar el poder sobre ese mundo nucleo que nos rodea.

Otro paso es entender la causa interna de la crisis planetaria
para ya no confundirnos con tantos aspectos externos de la crisis
y para empoderarnos con el saber que estamos
dándole una respuesta al desafío principal de estos tiempos.

Así que ¿Cual es la causa interna de la crisis planetaria?

Es la *Triple Separación*. Nos hemos separado:
• de nosotros mismos,
• de los demás
• y de la naturaleza.

Todas estas separaciones se refuerzan una a la otra;
pero la separación del ser humano de sí mismo es la más fundamental.
Así como nos relacionamos con nuestros sentimientos
– estamos separados de ellos y tratamos de controlarlos –
de la misma manera nos comportamos con nuestros prójimos
y con la naturaleza.

Por eso te propongo que hagas un proyecto de máxima prioridad
de revertir la *Triple Separación* recuperando tu conexión contigo
mismo, con los demás en tu alrededor y con la naturaleza.

Cada uno en su ámbito, haciendo el cambio, siendo el cambio,
de adentro para afuera cambiamos el mundo.

Si quieres alguna inspiración o una guía sobre como realizar
pasos hacia esto escríbeme o llámame al 237 6019

Si te interesa el tema y quieres saber más sobre un proyecto
que va más allá de lo individual visita la página:

http://www.respuestaplena.wordpress.com

un abrazo,
Demian
🙂
…..

P.D. El 19 y 20 de febrero va haber un taller de introducción al A.F.I.
Si quieres aprender cómo fortalecer tu bienestar emocional
integrando todos tus sentimientos, o si ya has participado
y quieres re-activar tus conocimientos, anótate esta fecha
en tu calendario: 19 y 20 de febrero.
En el próximo boletín voy a enviarte más información.

Cuando los desafíos aumentan … (Boletín 1)

9 septiembre 2009

Hoy día desperté con la idea de empezar a escribir a todos los que de alguna manera están interesados en mi trabajo del A.F.I. Mi intención es recoger preguntas de ustedes y compartir ideas fructíferas ..

Es que siento el deseo de quedar en contacto mas allá de convocatorias a talleres y cursos. Hay tanto para compartir, mucho mas que puede entrar en un taller de fin de semana. Un taller solo da un inicio; una semilla de experiencia y reflexión, pero después cada uno va por su lado …

Y en estos tiempos difíciles hay necesidad de apoyo mutuo y surgen muchas preguntas:
¿Como puedo resolver tantos desafíos y percances externos y tener tiempo para mi? ¿Que hago si me siento alejado de mi pareja y no se como mantener vivo el amor? ¿Como hago para estar bien en medio de tanto estrés?

Hay tantos temas y tanto para compartir, pero claro: aunque tal vez en el futuro pueda enviar un boletín semanal: hoy por hoy mis mails van a llegar solo periódicamente. Los voy a escribir en la medida que tenga tiempo y vea la necesidad.

Dije tiempos difíciles. Y si: cuando miro en mi alrededor veo mucha gente estresada y escucho muchos que dicen: “Chuta, las cosas se me están haciendo difíciles”.

Parece que en tiempos de crisis los desafíos no solamente aumentan mundialmente si no también en la vida personal: Los precios suben, las entradas bajan, hay mas gente estresada, mas cosas que se dificultan, conflictos que estallan,
asuntos que se demoran o simplemente no salen a pesar del esfuerzo que le pusimos … Por esa inflación de desafíos en nuestras vidas quiero dedicar este Mail al tema de los desafíos.

Cuando los desafíos aumentan

Cuando nos toca asumir y resolver un desafío cada tanto, todavía quedamos tranquilos. Sin desafíos la vida sería aburrida, no cierto? Pero cuando se presenta un desafío tras el otro, o peor: cuando se amontonan uno encima del otro nos empezamos a sentir sobre-exigidos. Y ahí podemos caer en la trampa de la lucha crónica. O sea, pensamos que la única respuesta a esa vida llena de desafíos es corretear mas, patalear mas, luchar mas …

Como resultado ya no nos damos el tiempo para relajarnos y estar tranquilos y en paz, mas bien entramos en un correteo para resolver los desafíos. Pero mientras corremos para arreglar el asunto de la hija se nos descompone el asunto del trabajo y mientras estamos atendiendo lo del trabajo, nuestra relación de pareja entra en des-balance y mientras …
y así en una espiral en ascenso ..

¿Cual es la respuesta mas fructífera a la sobre-exigencia?
Aunque suene difícil de hacer: lo mas sensato es permitirse una pausa. O sea: ¡Parar la lucha y darse un tiempo de relajación y reflexión! Muchas veces he visto que así de repente nos vienen ideas creativas que resuelven los desafíos de manera inesperada. También podemos ver con mas claridad cual de nuestras tareas podemos delegar,
que es lo mas importante y como podemos reducir lo que queríamos abarcar, que cambios tenemos que iniciar etc.

La respuesta a desafíos y los sentimientos
El hecho que en la relajación vienen las soluciones tiene una razón importante. Para poder ver todas la opciones que tenemos y para saber que soluciones habitan en la misma situación de desafío necesitamos estar relajados e integrados en nosotros mismos. Si solo queremos salir de la situación sin poder aceptarla como desafío, no tenemos suficiente contacto con nosotros mismos para poder actuar con fuerza y concentración.

Y aún mas importante: Cuando estamos rechazando nuestros sentimientos hacia la situación, estamos rechazando nuestra relación auténtica con la situación, estamos separándonos de nuestros recursos internos para poder responder a la situación de acuerdo a nuestra alma.

Por eso sucede muchas veces, que cuando logramos sentir e integrar lo que sentimos con una situación, de repente aparece: ¡la solución! ….  Por eso el primer paso para resolver un desafío es: sentir e integrar nuestros sentimientos sobre esa situación desafiante.

Claro: Hay mucho mas de decir sobre los desafíos pero por ahora quiero dejarlo ahí. Si quieres me puedes escribir tus preguntas, dudas o comentarios al respecto. Ah, y claro: Si tienes otros temas que te están moviendo, sea del ámbito de trabajo o de tu relación difícil con tu pareja: Escríbeme si quieres, y yo voy a responder, o en forma privada
o recogiendo la pregunta aquí de forma general para todos.

Que estés muy bien,

un abrazo,
Demian