Posts Tagged ‘Felicidad •’

El músculo de la felicidad y los desafíos • Grupo Semanal (Boletín 13)

18 febrero 2010

Hola,

Recuerdas lo que dije sobre el músculo de la felicidad?
¿Cómo está el tuyo?

El hecho es que los múltiples desafíos de la vida
ponen en prueba cómo esta tu músculo.

Si está activado, fuerte y flexible entonces ningún
desafío te puede quitar tu felicidad. Si está rígido,
débil o atrofiado entonces cualquier desafío te
puede bajonear.

Normalmente tenemos que pasar por un tiempo
de restauración de este “músculo“ hasta que podamos
disfrutar plenamente de la vida con sus regalos
y desafíos.

Es que todos los desafíos provocan sentimientos
desafiados tales como frustración, ira, tristeza y miedo
y normalmente estamos programados para verlos
como sentimientos negativos y por ende percibirlos
como desagradables.

¿Te das cuenta lo que eso hace con tu capacidad
de caminar por la vida?

Imagínate que te hubieran programado desde la niñez
que sentir tus músculos de las piernas es algo negativo.

Si ahora tendrías que subir unas gradas dirías entre ti:
“Ay chuta ¡sentir mis músculos de las piernas no está bien,
que sensación tan negativa y desagradable! Mejor no subo.
Así es como un desafío perfectamente disfrutable
se vuelve una barrera insoportable.

Por ejemplo la vida nos pide poner orden en algún
asunto, pero ya que no sabemos cómo integrar
las iras que tenemos al respecto no ponemos los limites
debidos o explotamos de una forma infructífera.

O la vida nos pide procesar una perdida pero ya que
no sabemos cómo integrar la tristeza quedamos
sumergidos en una depresión prolongada.

A ver: ¿puedes pensar en algún desafío que te está bajoneando?
La situación económica, la falta de comunicación con tu esposo, etc.
“te hace sentir mal“?

No cometas este error. Ningún desafío tiene el poder de automáticamente bajonearte. Todos los desafíos estimulan el sentimiento desafiado correspondiente y si ese sentimiento se puede mover debidamente en ti, vas a poder sentirte bien ante el desafío y vas a poder manejarlo fructíferamente.

Entonces la próxima vez que un desafío “te ponga mal“ no digas
“Me siento mal porque pasó tal y tal cosa” Mejor admite ante ti:
Me siento mal porque mi músculo de la felicidad está débil y
todavía me falta ir al “gimnasio“ para flexibilizar y fortalecerlo.

Si quieres aprovechar el AFI para fortalecer y flexibilizar
tu músculo de la felicidad te va a gustar saber que se va abrir
una muy buena oportunidad.

Se va inciar un curso semanal. Los grupos semanales tienen la ventaja
de ser mucho mas económicos que las sesiones individuales y
además de contar con el ejemplo y apoyo de los demás.

Si tienes interés y quieres saber más escríbeme
al boletin.demian@googlemail.com
o llámame al 237 60 19

Que estés muy bien …

un abrazo,
Demian

En búsqueda de la felicidad #2 (el músculo) (Boletín 12)

11 febrero 2010

Hola,

En mi penúltimo boletin (boletín #10) dije que todos
buscamos la felicidad o por lo menos sentirnos bien.

También dije que cometemos un error fatal si atribuimos
la felicidad sólo a las situaciones externas olvidándonos
del hecho que hay una habilidad interna de disfrutar
y ser feliz que se puede fortalecer directamente.

Hoy día quiero aclarar algunas cosas más sobre este tema.

Cuando hablo de felicidad no me refiero al
“jajaja y jijiji, que chévere está la farra”.
Esto sería un concepto muy superficial y
limitado que no puede satisfacer nuestra búsqueda.

La felicidad es como un músculo

Tiene una fibra central, tiene fuerza y flexibilidad.

La fibra central es la alegría de vivir. El mismo hecho
que existímos y podemos vivenciar la vida es un regalo
de inmesurable magnitud. Cuando estamos en contacto
con esa verdad nuestro músculo de felicidad está
activado y sentimos alegría por el mismo hecho de vivir.

La fuerza y flexibilidad de nuestro “músculo de la felicidad“
crece cuando aprendemos cómo integrar nuestros sentimientos
en nuestra alegría de vivir.

Y aquí está el problema. No hemos aprendido cómo
integrar sentimientos como Ira, Tristeza o Miedo. Al contrario,
nos han entrenado a verlos como negativos y por ende de reprimirlos.

El resultado es que cada vez que sentimos uno de esos
sentimientos “negativos” nos sentimos mal y perdemos nuestro
contacto con la alegría de vivir. Y eso pasa a cada rato.

En otras palabras: nuestro músculo de felicidad
se encuentra en un estado de atrofia crónica y aguda.

Si quieres aprender cómo re-animar, fortalecer
y flexibilizar tu músculo de la felicidad
vente al taller que se va dar el 19 y 20 de Febrero

Un abrazo,
Demian

🙂

En búsqueda de la felicidad … #1 (Boletín 10)

10 enero 2010

Hola,

Todos queremos sentirnos bien. Todos queremos estar felices o por lo menos no pasar mal. Pero pocas veces nos ponemos a pensar cuáles son los requisitos para la felicidad y cuál es el camino para alcanzarla.

En realidad, normalmente seguimos caminos equivocados o por lo menos muy limitados. Hoy día quiero hablar sobre la trampa mas tentadora en que solemos caer:

“Dar poder de felicidad a las situaciones“
Lo hacemos cuando buscamos la felicidad en cosas externas como nuevos objetos o situaciones de entretenimiento. En ese caso no le damos importancia al hecho que el disfrute siempre es algo interno. Que aunque la situación sea disfrutable, la medida en que vamos a disfrutarla o no siempre va a depender de nuestra capacidad interna de disfrutar y ser felices.

¡O sea, hay una facultad innata de poder disfrutar y ser feliz! ¿Que tal si se podría fortalecerla directamente?“ (Se puede).

Entonces, en vez de depender de situaciones externas podemos fortalecer directamente nuestra capacidad de disfrutar. Como resultado vamos a poder saborear más de lo que tenemos y vamos a poder disfrutar el camino de crear cada vez más de lo que queremos en nuestra vida.

Me siento mal porque …
También le damos un poder equivocado a las situaciones cuando nos decimos: „Me siento mal porque me pasó tal cosa …“

¿Cuantas veces te has dicho eso los últimos días? ¿A caso te pasó algo que te hizo sentir ira o tristeza o algún sentimiento “negativo“?

La buena noticia es: aceptando y procesando bien lo que sientes puedes llegar a sentirte bien con todos tus sentimientos. Con todos.

¿Te das cuenta lo que eso significa? Cuando la vida te riega con regalos, eso sí puedes disfrutar, ¿No cierto?

¿Y cuando te regala situaciones de desafío y al mismo tiempo te da los sentimientos para poder asumir y vencer el desafío ¿Se puede disfrutar eso también?

Sí se puede.

Todo depende de tu disposición y tu capacidad de procesar e integrar tus sentimientos. Todo depende de que apliques tu facultad innata de integrar tus sentimientos a tu sentido de bienestar.

Es decir, nuestro bienestar emocional y nuestra felicidad no depende de las situaciones externas.

Un buen paso
La próxima vez que te encuentres pensando „Me siento mal porque pasó …. (tal cosa) puedes salir de la trampa y decirte: „Me siento mal porque no estoy procesando bien mis sentimientos“.

Que estés muy bien y que tengas un 2010 de buenos procesos internos y mucho desarrollo personal …

Un abrazo,
Demian

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Un vistazo a la página >>>
Para leer mas sobre los sentimientos “negativos“ has click aquí: http://wp.me/PDnNT-y

Si quieres que esta vez tus propositos de año nuevo traigan más consequencias en tu vida puedes leer
sobre Desarrollo Auténtico aquí:
https://alegriaprofunda.wordpress.com/desarollo-autentico/
y sobre Exito y Plenitud aquí: http://wp.me/PDnNT-T